Berriak‎ > ‎

3 pasos para implantar una cultura tecnológica en el aula

publicado a la‎(s)‎ 10 oct. 2015 7:15 por Koldo Alijostes Bordagarai
http://www.ieducando.com/blog/3pasosparaimplantarunaculturatecnologicaenelaula
http://www.ieducando.com/blog/3pasosparaimplantarunaculturatecnologicaenelaulav

La tecnología no es valiosa de forma automática para los profesores. Las h
erramientas tecnológicas se convierten en parte integral de la enseñanza cuando 
en el aula se crea una cultura que promueve la utilización eficaz y educativa de la tecnología con los alumnos.

Para ello es necesario que profesores y alumnos se evalúen y adapten constantemente, manteniendo claros los objetivos de las herramientas elegidas y las lecciones en que se aplican.

Hay tres pasos claros para asegurarse de implantar una cultura tecnológica efectiva en el aula, una cultura que promueve la educación y las oportunidades de aprendizaje amenas para los estudiantes.

1. Se claro con las Reglas

Mientras que la tecnología puede ser amena e incluso divertida para los alumnos, las herramientas tecnológicas de clase no se deben utilizar para comunicarse de la misma manera Facebook o Instagram; el foco debe estar siempre en la educación.

Una forma de evitar este potencial escollo es organizando una sesión de clase de intercambio de ideas, donde los estudiantes ayudan a crear las normas tecnológicas. Este proceso les dará un sentido de propiedad y la posibilidad de seguir las reglas que ellos crearon, así como animar a los compañeros que no están siguiendo las reglas, a hacer lo mismo. Algunas reglas básicas a incluir son:

  • Se debe usar un lenguaje apropiado entre compañeros y con los profesores 
  • Usa herramientas que permitan la trazabilidad 
  • Esta es nuestra comunidad de la clase en línea, no Facebook

Estas reglas deben quedar claramente publicadas.

2. Pregunta a los estudiantes a menudo

Mientras que una herramienta puede pasar su inspección inicial, es importante saber lo que los estudiantes piensan de la misma. Si les gusta la herramienta, querrán usarla más. Cuando los estudiantes evalúen las herramientas que están utilizando, asegúrate de preguntar por lo menos tres preguntas básicas:

  • ¿Cuál es la característica que más / menos te gusta de la herramienta? 
  • ¿Qué has aprendido usándola? 
  • ¿Te ha gustado (esta característica)? ¿Por qué si o por qué no?

Esto no sólo te dice cómo tus estudiantes se sienten acerca de la herramienta, sino que te da una mejor idea de cómo la están usando y hace que tengan que pensar de forma crítica sobre algo que consideran un "juego". Esto crea una cultura efectiva, donde los estudiantes son tan críticos con las herramientas que están utilizando como lo eres tu.

3. Haz evaluaciones frecuentes (¡y comparte los resultados con los estudiantes!)

Las herramientas tecnológicas hacen que sea fácil para que los profesores tener datos sobre el progreso de sus alumnos en casi cualquier tema. Se pueden utilizar estos datos para determinar qué herramientas son más educativas y eficaces para el profesor y los alumnos.

Para seguir implantando una cultura tecnológica efectiva, comparte los resultados de tus evaluaciones con los alumnos. No sólo es gratificante para ellos ver cómo han mejorado, sino que también hace hincapié en el valor educativo de estos juegos y herramientas. Mejora este intercambio de datos con recursos off-line que premien a los alumnos por su gran trabajo, como por ejemplo:

  • Los certificados de habilidades lectoras 
  • Premios para la puntuación de la prueba más alta 
  • Incentivo especial por usar la herramienta x días seguidos

La tecnología en el aula es tan valiosa como cada profesor quiera hacerla. Esto significa que siempre hay que centrarse en el por que sel uso de las herramientas, evaluar el progreso, y conocer la opinión de los estudiantes para determinar lo que es eficaz y lo que no. Sigue estas tres reglas básicas y verás como cosechas beneficios.

Comments